Saltar al contenido

Qué es un sistema de calefacción radiante – Costos, beneficios e inconvenientes

Fuera de los climas tropicales, cada vivienda requiere una fuente confiable de calor artificial. Según el tipo de vivienda, la ubicación geográfica y el presupuesto del propietario, los sistemas de calefacción adoptan diferentes formas: conductos de aire conectados a bombas de calor u hornos centrales, radiadores de vapor conectados a unidades de calderas, zócalos eléctricos y calentadores eléctricos que se enchufan directamente en los enchufes de pared, por nombrar varios.

Cuando el clima es freso, el calor es un gasto no negociable, sin importar qué tipo de sistema tenga. Sin embargo, hay muchas formas de reducir sus facturas de calefacción, como instalar un termostato programable o aumentar el aislamiento de su casa.

Si está dispuesto y es capaz de asumir un costo inicial importante, una de las mejores formas de reducir sus gastos de calefacción (y la huella de carbono) es necesario reemplazar su sistema más viejo e ineficiente por otro más nuevo y más ecológico. Los dueños de casa que buscan mejorar la eficiencia y reducir los costos a menudo recurren al calor radiante, un antiguo método de calefacción en interiores que está ganando adeptos entre los propietarios y son conscientes de los costos y el medio ambiente.

¿Qué es un sistema de calefacción radiante?

La mayoría de los sistemas modernos de distribución de calor, como los radiadores y los conductos de aire forzado, son convectivos: al circular aire caliente a través de un espacio finito, calientan todo el volumen a la temperatura deseada. Los hornos de cocina también trabajan en este principio básico.

Por el contrario, los sistemas de calefacción radiante entregan calor a través de los pisos o paredes de un edificio, calentando el aire adyacente solo indirectamente. Cuando se instalan solo en pisos, los sistemas pueden simplemente denominarse sistemas de calefacción “bajo el suelo” o “piso”.

Los sistemas de calefacción radiante son más efectivos como fuentes de calor en interiores, ya sea en un área localizada (como un baño) o en una vivienda completa. Sin embargo, algunas empresas (a menudo restaurantes o lugares de entretenimiento) y casas de lujo usan calor radiante para calentar patios y otros espacios al aire libre.

Los humanos han entendido y empleado el principio del calor radiante durante miles de años. Los romanos usaron una forma temprana de calor radiante en edificios públicos ya en el siglo I a.C, aunque su enfoque (conocido como hipocausto) era prohibitivamente costoso para los propietarios. La evidencia arqueológica sugiere que sistemas similares se inventaron independientemente en Pakistán y el Cáucaso ya en el siglo IV a.C.

Hoy, los sistemas de calefacción radiante vienen en dos formas básicas.

Calor radiante eléctrico

Los sistemas de calefacción radiante eléctrica cuentan con bucles de cable cargado (cable de resistencia) que generan calor de forma continua o durante la noche y durante la noche. Algunos sistemas pasan los cables directamente a una capa de material, como concreto o yeso, entre el subsuelo y la capa visible del piso. Otros fijan los cables a los paneles conductores de amplificación de calor, generalmente hechos de plástico o metal, en una bolsa de aire entre las capas del piso. La intensidad de la carga (y el calor generado) refleja la configuración del termostato.